Fortalezas y debilidades de la Marca Enoturisme Penedès

Resido en el Penedès, una tierra donde el aroma del vino y del cava se siente por cada rincón. Aquí las estaciones se viven a golpe de viña, donde esta materia prima marca el ritmo de la tierra.

Como viajera y blogger he visitado otras regiones enoturísticas. Cuando no estoy de ruta, acojo en mi casa a viajeros de todo el mundo que llegan hasta Barcelona atraídos por el impacto turístico de la ciudad, pero que al llegar a casa y descubrir la comarca se marchan encantados por haber vivido una experiencia diferente, más local y acogedora que la que podían haber vivido en la “megacity”.

Son once, los años que llevo residiendo en el Alt Penedès, una comarca cercana a Barcelona y Tarragona, cuna del cava y poseedora de denominación de origen propia que comparte con las comarcas de l’Anoia, Garraf, Baix Llobregat, Tarragonés y Baix Penedès.

Todo el producto que sale de estas comarcas y cumple con los requisitos designados por la denominación de origen lleva la etiqueta DO Penedès, pero, además de la denominación de origen, la zona se ha convertido en una de las rutas enoturísticas más importantes de España junto a Jerez y La Rioja.

Pero, ¿Qué es Enoturisme Penedès? ¿funciona realmente? ¿atrae visitantes a la zona? El proyecto ¿Ha conseguido impulsar y promover el turismo en la zona?

  • Proyecto Enoturisme Penedès

El proyecto turístico Enoturisme Penedès, es una apuesta para impulsar un tipo de turismo que potencia y gestiona la riqueza vitivinícola de la DO Penedès y su relación con la gastronomía, la cultura, el patrimonio, la salud y la belleza del territorio donde se desarrolla.

Al frente de la gestión del proyecto se sitúa el Consorcio de Promoción Turística del Alt Penedès, un organismo formado por entidades públicas y privadas, creado con el objetivo de promover e impulsar políticas coordinadas en el ámbito de la comarca y de la Denominación de Origen Penedès.

En el año 1997 nació en la comarca las Rutas del vino y del cava del Alt Penedès, siendo una iniciativa pionera en todo el territorio español. En 1999 la gestión de estas rutas pasó al Consorcio de Promoción Turística del Alt Penedès, y en 2001 se convirtió en uno de los seis territorios pilotos de las “Rutas del vino de España”. En 2004, de estos territorios, solo cuatro recibieron el reconocimiento de calidad, l’Alt Penedès fue uno de ellos.

En el año 2005 se realizó el Plan estratégico del turismo del vino y el cava de l’Alt Penedès. Este plan conlleva un cambio esencial y estratégico: pasamos de un ámbito comarcal del proyecto, a un ámbito que agrupa todo el territorio vitivinícola de la DO Penedès. De esta manera, se consigue unificar una oferta enoturística en toda la DO y dar respuesta a una demanda empresarial de establecimientos, relacionados con la oferta vitivinícola, que se encuentran ubicados fuera de la comarca del Alt Penedès.

  • Análisis del proyecto Enoturisme Penedès

La DO Penedès es la más importante de Cataluña y una de las más relevantes a nivel de España, tanto por la superficie de viñas plantadas, por el volumen de facturación, por el número de bodegas y por el prestigio de sus bodegas tanto a nivel nacional como internacional.

El Penedès es el principal destino vitivinícola de Catalunya y uno de los más importantes de España junto a la Rioja y Jerez.

Dentro del sector vitivinícola, el sector del cava también tiene su centro en el Penedès, ya que esta comarca concentra más del 95% de la producción total que se realiza en España. Tan solo el área de Sant Sadurní d’Anoia (capital de la DO Cava) elabora el 75% del total.

Fortalezas del proyecto

  • Creación de un Plan Estratégico previo que diseña las líneas de actuación a  seguir y evalúa los posibles mejoras.
  • Implicación tanto pública como privada para el desarrollo y gestión del proyecto que se materializa en la creación de un Consorcio. Una única voz para gestionar la “marca”. Programa integrador.
  • La participación y respuesta positiva del sector privado ha sido fundamental en el desarrollo: 75 bodegas, 30 restaurantes, 46 alojamientos, 6 tiendas especializadas y 14 empresas de ocio y servicios.
  • Diseño de las rutas ha pasado de organizarse con criterios geográficos a criterios temáticos.
  • Una oferta muy diversificada y para todos los públicos que se concreta en una serie de iniciativas relacionadas siempre con el enoturismo: Semana del Cava, ViJazz, Cava Tast, Fiestas de la Filoxera, Fira del Gall, etc.
  • Paisaje y tradiciones muy bien conservadas.
  • Cercanía a Barcelona y buena infraestructura de transporte pública, con líneas de cercanías que llegan a la totalidad de las poblaciones.
  • Presencia en grandes Ferias de Turismo como FITUR o STIC.
  • Diversificación de propuestas donde destaca la oferta del enoturismo marítimo que se desarrolla en la zona del Garraf.
  • Página web atractiva, bien organizada, con todo tipo de información. En general buenos productos de marketing.
  • Existencia de un Wine Resort a tan solo 30 minutos de la capital catalana.

En el 2012, la ruta de vinos Enoturimo del Penedès fue la más visitada del territorio español con 505.000 visitas (Fuente: www.recevin.net). No obstante, algo no se está haciendo bien si comparamos los resultados de visitas con otras zonas enoturísticas del mundo como por ejemplo el Valle de Napa:

Visitas Barcelona: 7,44 millones de visitantes

Visitas Penedès: 505.000 mil visitantes (7% del total de visitantes respecto a su ciudad de referencia)

Visitas San Francisco: 16,5 millones de visitantes

Visitas al Valle de Napa: 2,94 millones de visitantes (18% del total de visitantes respecto a su ciudad de referencia)

 

¿Qué debilidades pueden influir en estos resultados?

  • Este proyecto turístico es poco conocido en el resto del estado y menos a nivel internacional donde otras rutas de enoturismo tienen más reconocimiento como por ejemplo La Rioja.
  • Priorización del término “vino” por encima del término “cava”, producto realmente estrella de la zona, ya que los vinos del Penedès, en general no son muy afamados y sin embargo sí que lo es el Cava.
  • Solo tres grandes bodegas, Torres, Codorniu y Freixenet concentran gran parte de la demanda enoturística, lo que hace que poco a poco el resto de pequeñas bodegas no se involucren en el proyecto.
  • Escasa oferta gastronómica en la mayoría de los municipios de la “marca” Penedès.
  • Muy pocas pernoctaciones ya que el destino es elegido como alternativa al ocio que ofrecen Barcelona y Tarragona.
  • Concentración de las actividades en Vilafranca y Sant Sadurní.
  • Visitas muy cortas y programadas a una bodega en concreto que no generan riqueza al resto del territorio.
  • Una priorización excesiva del producto “vino” por encima de los productos patrimoniales, culturales y gastronómicos.
  • LA DO Pendedès todavía no tiene el prestigio de otras DO como la Rioja, etc.
  • Escasa infraestructura y diversificación hotelera.
  • Barcelona ciudad absorve para ella misma todo el turismo que llega a Cataluña, y  no  ofrece al visitante o viajero alternativas hacia el resto de la provincia o región.

A pesar del desarrollo experimentado en los últimos años, todavía se detectan carencias significativas a nivel técnico y de infraestructuras:

  • El mayor número de visitantes se concentran alrededor de las tres empresas más importantes del sector, resultando casi anecdótica la participación de las bodegas medianas o pequeñas que van a remolque de las tres multinacionales anteriormente comentadas.
  • Desde el punto de vista de las pequeñas bodegas, de fuerte carácter familiar y tradicional, falta aún confianza en las posibilidades del turismo y sus ventajas económicas a medio y largo plazo.
  • En la mayoría de las bodegas (exceptuando las tres citadas y algunas de afamado renombre) se hace latente la falta de formación y profesionalización respecto al ámbito del turismo. En aquellos casos que se hacen visitas a las bodegas, son los propietarios, un familiar o un encargado de la misma, sin una preparación previa que en muchos casos no se relacionan con las necesidades y expectativas del visitante.
  • Escasa participación en actos promocionales con profesionales del sector como periodistas de viajes, periodistas gastronómicos, bloggers e influencers prestigiosos.

Tras estos datos, desde nuestro punto de vista de consumidores de productos turísticos y como bloggers de viajes creeemos conveniente que la marca Enoturisme Penedès debería tener en cuenta una serie de puntos a mejorar como por ejemplo:

En el ámbito de la publicidad y marketing, realización de un modelo de comunicación más potente que permita el conocimiento de la marca de Enoturisme Penedès como un destino no solo de unas horas o un día sino como un lugar donde poder pasar más tiempo como ocurre en destinos como el Valle de Nappa o la Champagne.

Evitar la imagen de estacionalidad del producto y ampliar la oferta al resto del año aprovechando la vida natural del producto estrella: la uva, así como su relación con la gastronomía, la cultura y el carácter de los habitantes de la zona.

Impulsar la formación de los profesionales del sector sobre todo en las bodegas medianas y pequeñas.

Promover la presencia de la “marca” en las redes sociales.

El viajero actual, sobre todo el enoturista busca emocionarse, sorprenderse, compartir y disfrutar el territorio y el producto, y en este sentido el Penedès tiene todavía trabajo por hacer.

_______________________________________________________

Nota de autora: El análisis de caso se ha extraído de la  actividad realizada en el marco del Máster de periodismo de Viajes de la UAB.

Fuentes: www.enoturismopenedes.cathttp://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/pasos/id/202