El enoturismo que “trapateja”

Hace muchos años que trabajo en el mundo del turismo de grandes cifras y hace muchos años también que mantengo la pasión por el turismo de interior, por el turismo rural y muy especialmente por el enoturismo. A menudo imparto cursos sobre comercialización del enoturismo y hablo con viticultores, con bodegueros, incluso con pequeños emprendedores ilusionados por sacar adelante una quesería familiar, una casa rural o un pequeño taller de artesanía. Siempre les animo a subirse con fuerza al tren del turismo ofreciendo una visita guiada, actividades en su casa, iniciativas compartidas con otras empresas vecinas del territorio etc.

¿Y saben cuál es la respuesta que a menudo recibo? “Bah, somos una bodega familiar”, “No tengo nada que enseñar”, “Sólo tengo un taller en el que trabajo y se visita en 5 minutos”. Esto me pasó también la primera vez que visité La Conca y me dirigí a una bodega cuyos vinos ecológicos me habían entusiasmado. “Apenas tengo nada que enseñar”. ¡Deseche esta frase de su mente! La Conca tiene muchas cosas que enseñar a los viajeros que se acercan al territorio, muchas historias que contar, muchas tradiciones que queremos conocer. Cada día más, el turismo mira hacia el interior y no me refiero a un abandono progresivo del turismo de sol y playa. Hablo de la geografía del alma, el alma de la Conca. Hay un deseo por buscar productos turísticos que apelen a las emociones, a las historias, a la verdad que todos llevamos dentro. Por eso cada día más hablamos en turismo de vender experiencias y no camas o comidas o visitas de enoturismo; Hablamos de contar historias y no de grandes colecciones de recursos turísticos; Hablamos de generar conexiones emocionales con nuestros visitantes y no de mostrarles grandes museos, hoteles o restaurantes plagados de estrellas.

Si el vino de la Conca -como dicen Jordi Alcover y Silvia Naranja- en su “Guía de vins de Catalunya”, “trepateja”, porque huele a la trepat, porque emana aromas de clavo, de canela, de fresa madura… Yo también quiero que el turismo de la Conca “trepateje”. Quiero escuchar la historia del alabastro, pero no necesito una explicación racional y objetiva, prefiero perderme en el taller de un artesano que me hable de tradiciones, de familia, que me invite a tocar la piedra, que me muestre las herramientas con las que trabajaba su abuelo… y quiero que me hable desde los sentimientos, mirando hacia dentro. Quiero recorrer las poblaciones de la Conca de la mano de sus oficinas de turismo pero apenas necesito datos, prefiero que me transporten a la época en que el Abad del Císter gobernaba sobre las almas de toda la comarca y aún más allá. ¿Existen los vinos del Císter? Claro que existen, al menos existirán cuando algún restaurante de la zona, algún productor, alguna enoteca decida darles vida, enhebrando la historia del viñedo con el pasado del territorio, con la tradición benedictina por el cultivo del vid y con tantas cosas que no hay que buscar lejos, están ahí mismo en vuestro territorio, en vuestra historia, en vuestra forma de entender la vida, en vuestros paisajes, en vuestra cocina, en vuestra forma de proyectaros hacia el futuro, mirando a vuestro pasado.

No quiero cerrar este pequeño escrito que ahora compartimos, simplificando el turismo y el enoturismo a un simple “contar historias”, “storytelling” como se viene diciendo últimamente en el mundo del marketing. Evidentemente para transformar los recursos agroalimentarios en productos turísticos, debe existir en los emprendedores, artesanos, viticultores etc. una base técnica, un mínimo conocimiento del sector turístico, de las técnicas de creación de productos y especialmente de la comercialización en turismo. A adquirir estos conocimientos os podemos ayudar los profesionales del sector y seguro que la preocupación es compartida por las administraciones locales. Contar vuestras historias, y la historia de vuestro territorio, de vuestra familia, de vuestro pueblo, de vuestra casa… eso sólo lo podéis hacer vosotros. ¡Queremos escucharos!

Alicia Estrada
Sòcia Directora de Vinoturismo. Comercialització turística.
www.vinoturismo.blogspot.com